Amo la palabra escrita,la que libera las alas de mi imaginación y me permite viajar en el tiempo y volver a lugares conocidos o crear mis propios ambientes. 

La que me permite adueñarme de historias que no son mías, la que me facilita  plasmar una realidad que duele hasta los huesos y me otorga  más  extensión que  los 3 minutos y medio que puede durar una canción.

Amo ese instante que vienen las musas  a seducirme y entre sorbos de café y cigarrillos, nos fundimos en un coloquio silencioso que dura hasta la madrugada…

pensamientos en voz alta...

Abrir chat
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?